La burbuja de la exportación. No es oro todo lo que reluce

La burbuja de la exportación. No es oro todo lo que reluce

La exportación no es una moda pasajera que ayuda a capear el temporal,  es el momento de apostar de verdad o dedicarse a otra cosa. Este país es así, hace unos años -no tantos- casi nadie hablaba de exportación; hoy, damos todo por vender “cuatro euros” en el extranjero. Pero ¿cómo lo hacemos? ¿se está creando una burbuja en exportación? ¿los datos de exportación maquillan la realidad gracias a los grandes contratos?

Sigue leyendo en el enlace superior

El árbol estratégico

El árbol estratégico

Hoy me he encontrado con un artículo muy recomendable para Pymes, empieza así:

Uno de los principales problemas que tienen las pequeñas empresas, PYMES o micro-PYMES es el de disponer de un modelo de gestión y estratégico digno de tal nombre. La regla general es gobernarse en torno al do it yourself y a la intuición. Para Alejandro Castillo y Laurent Ogel esto no parece ser un problema y, antes al contrario, han diseñado un modelo conceptual que aúna el pensamiento de diseño, la intuición como herramienta estratégica y el enfoque a las pequeñas empresas. De este proceso surge el árbol estratégico.

Diferenciación, factor clave de éxito y supervivencia.

“… Diferenciarse o morir…” aseguré hace pocos días en una charla sobre el futuro de las empresas… (y me quedé tan ancho; me faltó recoger los papeles y huir). En la actualidad, la diferenciación debe considerarse un requisito indispensable en la mentalidad empresarial. Independientemente del tamaño, todas las empresas pueden diferenciarse de su competencia ¿Cómo? Esa es la variable que vamos a intentar resolver, para despejar esa “x” debemos empezar por comprender como se pondera y valora nuestro producto en la mente del consumidor final.

Partimos de la siguiente premisa: conocemos nuestra Cadena de Valor, hemos realizado un diagnóstico competitivo, conocemos nuestra Cartera de países- mercado (tras realizar estudio de mercado), hemos realizado una segmentación y decidido nuestra estrategia de penetración. Aunque parezca mentira, el mero hecho de realizar estos pasos ya es una diferenciación. Si bien, en cada paso el hecho de tomar una u otra decisión implica una diferenciación. Por ejemplo: una estrategia de penetración a los mercados diferenciada nos hace menos vulnerables ó; segmentar diferente nos permite encontrar nichos de mercado desconocidos.

Tal y como afirma Gabriel Olamendi “la diferenciación debe ser Importante, valorada por un gran número de consumidores; distinta; de difícil imitación, el diseño es más complicado de imitar que un servicio añadido; asequible, el consumidor debe aceptar pagar el sobre`precio de esa diferenciación; rentable, la empresa no debe agotar sus recursos en buscar la diferenciación”

Hasta ahora, diferenciación era sinónimo de un producto con atributos novedosos y que cumpliese con las funciones que el consumidor buscaba o; un producto con un diseño, imagen o packaging especial; pero sobre todo, la gran distinción de los productos en el mercado respondía y responde a la política de precios (tanto caros, como baratos). Pero, los mercados cada vez son más competitivos y el consumidor busca otras funciones “añadidas” en el proceso de compra:

Servicio de Atención al Cliente, en el sentido más amplio; más aún con la existencia de las Redes Sociales, convertidas en el Buzón de quejas para los consumidores.
Responsabilidad Social Corporativa,
Servicio post- venta amplio y flexible.
Valor en destino
Todas las empresas tienen uno o más hechos diferenciales; en algunos casos, éste les llevará al éxito; en otros, a la supervivencia frente a los envites de la competencia o del mercado. Aunque no deba convertirse en la búsqueda del Grial, su conocimiento es indispensable en la empresa moderna.

Siguenos en twitter: @conteni2pt0

Ayudas a la exportación de España

Como suele ser habitual, la mayoría de las PYMES españolas no se plantearon la exportación hasta que sus cuentas de resultados fueron demasiado rojas. Este retraso, este planteamiento conservador hizo que las empresas se lanzaran sin ningún tipo de planificación o estrategia a la internacionalización. Pasos erráticos, perdidas económicas por desconocimiento de mercados y canales de distribución, mal aterrizaje y peor posicionamiento en los mercados. Tan solo, las empresas con experiencia o aquellas que invirtieron tiempo y dinero en formación y estrategias han conseguido una posición, cuando menos, estable en este mercado llamado mundo. Tocados, como el resto de sectores, los exportadores pedirán al Gobierno incentivos para mejorar nuestras exportaciones.

“Cinco Días” adelanta cuatro de los puntos de la propuesta del Club de Exportadores:

Las propuestas del Club de Exportadores
El Club de Exportadores prepara una propuesta de posibles incentivos fiscales a las pymes, en el marco de las normas europeas, que hará llegar en breve al Gobierno. Aquí va un adelanto:
1. Estímulos: incentivos para servicios de consultoría relativos a la creación y expansión de su negocio, así como para la participación en ferias comerciales (gastos de alquiler, montaje y gestión del estand de hasta dos millones por empresa).
2. Crédito: incentivos para la financiación de los costes de adquisición de derechos de propiedad industrial de hasta 5 millones de euros por compañía.
3. Inversión: el Reglamento General de Exención por Categorías (RGEC) de la UE prevé ayudas de hasta el 10% o el 20% de los costes subvencionables relativos a inversiones materiales o inmateriales, así como costes salariales, en función de si la empresa es mediana o pequeña.
4. Empleo: reducción de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social, otorgamiento de subvenciones por la contratación de jóvenes y otros colectivos especialmente afectados por el paro y reducción del tipo general del impuesto de sociedades, en línea con lo que han hecho recientemente países vecinos.
Fuente: Cinco Días
http://www.cincodias.com/articulo/pymes/empujar-carro-exportacion/20120206cdspym_1/#despiece1

Vaya por delante que no soy muy amigo de cierto tipo de ayudas/incentivos a las empresas; considero que muchas de ellas se quedan en la superficie, no profundizan en las verdaderas necesidades del sector. Obviamente, resulta fundamental incentivar los estímulos de las empresas; pero subvencionar los gastos de asistencia a ferias hasta dos millones, resultaría un despilfarro. Asistamos a las ferias en pabellones institucionales, sectoriales, gremiales,.. cuando sea posible. Más latentes, si cabe, son las necesidades económicas; pero seamos coherentes, la internacionalización no hace milagros por muchas velas (€) que le pongamos a la Virgen de Lourdes.

Por último, el fomento del empleo es fundamental; ocupar y/o formar a especialistas, destinar partidas económicas a la formación de técnicos en Comercio Exterior. Hablar idiomas está muy bien (se presupone); ser LADE ó abogado es fantástico (también se presupone); etc. pero necesitamos estrategas, técnicos en transporte internacional, aduanas, comercio exterior,… profesionales que sepan vender en CIF, gestionar un Crédito Documentario ó solicitar un reconocimiento de Aduanas.

La información no es poder

“La información es poder” ¿Qué les parecería si les dijese que es falso? Me tomarían por loco, por un auténtico cafre. MENTIRA, siendo más veniales diremos que es una verdad a medias o una visión muy simplista de la información.

La información es un conjunto organizado de datos, que constituye un mensaje sobre un cierto fenómeno. La información permite resolver problemas y tomar decisiones, ya que su uso racional es la base del conocimiento. Por si misma, la información sólo son datos que pueden servir para calzar una mesa o para ocupar espacio en la memoria del ordenador. A partir de aquí, el sentido común nos lleva a estructurar un sistema de información. Un conjunto organizado de elementos, que pueden ser personas, datos, actividades o recursos materiales en general. Estos elementos interactúan entre sí para procesar información y distribuirla de manera adecuada en función de los objetivos de una organización.

A estas alturas muchas empresas ya se dan por satisfechas, tienen un buen sistema de información que les nutre de datos suficientes para el desarrollo y consecución de los objetivos marcados. Error. ¿Quién selecciona las fuentes? ¿quién criba la información? ¿quién analiza los datos? … ¿Cuántos informes, artículos han quedado sepultados en la vorágine del día a día y para cuando los ha querido rescatar estaban obsoletos?

Para que la información realmente sea poder, eficaz, debemos seguir estos pasos:

1. Establecimiento de objetivos.
2. Selección de fuentes y canales de información.

No queremos escuchar todo, debemos marcarnos un focalizar nuestros esfuerzos en base al sector, competencia, cliente final,…

3. Mapa de entorno influenciable.
4. Mapa de publico objetivo.

Ahora, toca el feedback:

5. Establece tu estrategia de contenidos.
6. Calibra las herramientas de medición.
7. Adapta tus canales.
8. Publica y publicita tus contenidos (también deben responder a una estrategia)

Por último:

10. Monitorización y medidas
11. Valoración, criba y análisis.

Ahora si, “la información es poder”

Con las nuevas tecnologías, todos tenemos acceso a informes, datos, mediciones, etc. pero son muy pocos los que usan en beneficio de la empresa esta información. Las empresas carecen de una estrategia clara a la hora de asumir este caudal de información.

No crean que estos pasos responden sólo a la comunicación; prueben a adaptarlos a sus necesidades en comercio exterior y nacional, en contabilidad y compras,…

Open data, una oportunidad de negocio al alcance de la mano

Hace unas semana asistí a una charla de Angel Maldonado sobre los Social Y Open Data; es decir, Datos abiertos que persigue que determinados datos estén disponibles de forma libre a todo el mundo, sin restricciones de patentes, copys u otros mecanismos de control. Los datos abiertos están centrados en material no-documental como información geográfica, meteorológica, legal, social de transporte, etc. Fuentes de datos que históricamente han estado en control de organizaciones públicas; y cuyo acceso ha estado restringido. Los partidarios de los datos abiertos argumentan que estas limitaciones van en contra del bien común y que estos datos tienen que ser puestos en disposición del público sin limitaciones de acceso, dado que es información que pertenece a la sociedad, como el genoma, o son datos que han sido creados por administraciones públicas (y por tanto, con los impuestos de todos), como la información geográfica o meteorológico. Para que un dato sea abierto, tiene que ser accesible y reutilizable, sin exigir permisos específicos, aunque los tipos de reutilización pueden estar controlados mediante una licencia.

Una descripción representativa de la necesidad de datos abiertos: Numerosos científicos han subrayado la ironía de que precisamente en el momento histórico en el que tenemos tecnologías para permitir la disponibilidad y el proceso distribuido de datos científicos a nivel mundial, aumentando la colaboración e incrementando el ritmo y la profundidad del descubrimiento… estamos ocupados confinando esos datos y vetando el uso de las pertinentes nuevas tecnologías sobre el conocimiento

Estos datos necesitan de un valor añadido, hace falta cruzar los datos para sacarles un rendimiento empresarial. Un claro ejemplo de ello, es el uso de la información del precio público de la gasolina en los diferentes surtidores puesto a tu disposición en http://www.elpreciodelagasolina.com/, un producto con el que Iteisa ha conseguido pingües beneficios. Pero, ¿cómo consigo esos acceder a esos datos? Algunas Comunidades Autónomas tienen portales con ese contenido. Para hacernos una idea, hoy se publica que el portal “Open Data Euskadi”, que permite a los ciudadanos el acceso a datos públicos de la administración autonómica vasca no sujetos a restricciones de privacidad, seguridad o propiedad, ha sido utilizado por 25.000 usuarios desde que se puso en funcionamiento el 7 de abril del pasado año. El ejecutivo vasco ha sido el primero en desarrollar esta acción. Asimismo, destaca la reciente presentación del portal Open Data de Navarra, dirigida a fomentar la reutilización de los datos disponibles en la Administración para el desarrollo de proyectos y aplicaciones en el sector privado. El portal se estrenó a comienzos de marzo con un listado de 42 conjuntos de datos, una “materia prima muy rica” y aprovechable para distintas iniciativas ciudadanas y empresariales. Ahora, sólo necesitamos pararnos, estudiar como podemos utilizar esos datos en nuestro beneficio y sacarles provecho. No es fácil, pero de manera gratuita tenemos acceso a datos vitales para una empresa. La pregunta es ¿cúando el resto de Comunidades Autónomas españolas van a subirse al carro? ¿son los Open Data una oportunidad para generar empleo?