Think more, talk less. Exportación activa


La necesidad de escuchar es vital en las empresas. Escuchar con los cinco sentidos requiere un esfuerzo para captar sentimientos, ideas y pensamientos que se producen entre líneas. El egocentrismo innato de las personas, desarrollado en mayor o menor medida, conlleva a la perdida de datos relevantes para los negocios. Actualmente, el ámbito se centra casi exclusivamente en las Redes Sociales; pero el escenario abarca desde la escucha interna al empleado que puede mejorar procesos de producción hasta el tendero de barrio que opina sobre el packaging del producto


A la hora de abordar un mercado/ cliente, nacional o internacional, caemos en el error de llevar predeterminado un discurso. Independientemente de lo que nuestro interlocutor diga, “soltamos” nuestro guión como en el cine y a por otro. El buen acceso a los mercados no existe sin escucha; el que escucha tiene el poder de orientar, dirigir, valorar y convertirla en productiva, es decir: exitosa. En resumen, la escucha activa deviene en escucha productiva.

 



Cada unidad de la empresa, departamento o empleado, debe permanecer alerta a esos inputs como elementos determinantes del proceso productivo. Por eso, la escucha productiva es uno de los valores añadidos de la empresa y se debe fomentar. Vamos a detenernos en algunas unidades de negocio:


Atención al cliente

Son los primeros en recibir, habitualmente las reclamaciones e incluso felicitaciones; de su escucha y rápida reacción  depende la imagen de Marca; pero dando un paso más, tienen a su alcance al cliente ¿le sacamos rendimiento? ¿mantenemos un contacto productivo y continuado con nuestros clientes o sólo resolvemos sus incidencias?


Marketing.

Fuente de información de las reacciones, gustos, necesidades del público objetivo o clientes. La funcionalidad, el desarrollo de producto, eliminar defectos, etc dependen de sus cinco sentidos. Para poder crear un producto atractivo es necesario conocer las necesidades del público objetivo, para conocerlas hay que escucharle por todos los canales posibles. 


Comercial.

Trabajo de campo:captar las demandas del usuario final. Independientemente del tamaño, la información que nos pueden aportar del producto (precio, presencia, …) es estratégica. Las reuniones con el cliente aportan, si sabemos escuchar, cantidad de datos del mercado, de los competidores, precio,… Por eso, hablar sólo de nuestro libro no aporta ningún valor añadido al proceso de venta.


RR HH

Su labor es escuchar al empleado, tener en cuenta su punto de vista tanto a nivel interno (proceso productivo, grado de satisfacción,…) como externo, no olvidemos que también es un consumidor. La primera toma de contacto del producto con el consumidor, siempre y cuando sea factible, podría hacerse con ellos y sus familias de modo que además de conseguir un primer test, les involucramos en la empresa como activo importante.


Entiendo que la vorágine diaria despiste esta labor, pero si somos capaces de asumirlo como un modo de vida (laboral o personal) nuestra productividad, eficacia mejorará. 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s