El árbol estratégico

El árbol estratégico

Hoy me he encontrado con un artículo muy recomendable para Pymes, empieza así:

Uno de los principales problemas que tienen las pequeñas empresas, PYMES o micro-PYMES es el de disponer de un modelo de gestión y estratégico digno de tal nombre. La regla general es gobernarse en torno al do it yourself y a la intuición. Para Alejandro Castillo y Laurent Ogel esto no parece ser un problema y, antes al contrario, han diseñado un modelo conceptual que aúna el pensamiento de diseño, la intuición como herramienta estratégica y el enfoque a las pequeñas empresas. De este proceso surge el árbol estratégico.

Diferenciación, factor clave de éxito y supervivencia.

“… Diferenciarse o morir…” aseguré hace pocos días en una charla sobre el futuro de las empresas… (y me quedé tan ancho; me faltó recoger los papeles y huir). En la actualidad, la diferenciación debe considerarse un requisito indispensable en la mentalidad empresarial. Independientemente del tamaño, todas las empresas pueden diferenciarse de su competencia ¿Cómo? Esa es la variable que vamos a intentar resolver, para despejar esa “x” debemos empezar por comprender como se pondera y valora nuestro producto en la mente del consumidor final.

Partimos de la siguiente premisa: conocemos nuestra Cadena de Valor, hemos realizado un diagnóstico competitivo, conocemos nuestra Cartera de países- mercado (tras realizar estudio de mercado), hemos realizado una segmentación y decidido nuestra estrategia de penetración. Aunque parezca mentira, el mero hecho de realizar estos pasos ya es una diferenciación. Si bien, en cada paso el hecho de tomar una u otra decisión implica una diferenciación. Por ejemplo: una estrategia de penetración a los mercados diferenciada nos hace menos vulnerables ó; segmentar diferente nos permite encontrar nichos de mercado desconocidos.

Tal y como afirma Gabriel Olamendi “la diferenciación debe ser Importante, valorada por un gran número de consumidores; distinta; de difícil imitación, el diseño es más complicado de imitar que un servicio añadido; asequible, el consumidor debe aceptar pagar el sobre`precio de esa diferenciación; rentable, la empresa no debe agotar sus recursos en buscar la diferenciación”

Hasta ahora, diferenciación era sinónimo de un producto con atributos novedosos y que cumpliese con las funciones que el consumidor buscaba o; un producto con un diseño, imagen o packaging especial; pero sobre todo, la gran distinción de los productos en el mercado respondía y responde a la política de precios (tanto caros, como baratos). Pero, los mercados cada vez son más competitivos y el consumidor busca otras funciones “añadidas” en el proceso de compra:

Servicio de Atención al Cliente, en el sentido más amplio; más aún con la existencia de las Redes Sociales, convertidas en el Buzón de quejas para los consumidores.
Responsabilidad Social Corporativa,
Servicio post- venta amplio y flexible.
Valor en destino
Todas las empresas tienen uno o más hechos diferenciales; en algunos casos, éste les llevará al éxito; en otros, a la supervivencia frente a los envites de la competencia o del mercado. Aunque no deba convertirse en la búsqueda del Grial, su conocimiento es indispensable en la empresa moderna.

Siguenos en twitter: @conteni2pt0