Desde Atapuerca hasta las Redes Sociales. Poder y ego ejes de la comunicación

                                                                                                   
 Desde las pinturas rupestres hasta las Redes Sociales los modelos de comunicación apenas han cambiado. Al fin y al cabo, la comunicación es básica y siempre estará compuesta por emisor, receptor, canal y mensaje. Simplificando, podemos afirmar que los cambios sólo se producen en el canal; en la herramienta que, en principio, facilita la necesidad de comunicarnos con nuestros semejantes. Pinturas, maratonianos, oradores, juglares, palomas, periódicos, telégrafos, radios, televisiones, satélites, ordenadores y smartphones son sólo algunas de las herramientas que el ser humano ha usado a lo largo de la historia para conseguir sus objetivos y alimentar su ego.
 
Desde que empezamos a pintar en cuevas, el ser humano ha utilizado la comunicación para conseguir sus propósitos generando herramientas cada vez más sofisticadas para conseguir el mayor ámbito y mayor difusión posible. Desde tiempos ascentrales, aquel que mejor manejaba la comunicación ganaba batallas, gobernaba reinos y lograba fortunas. Bajo la fina capa de la libertad de expresión, el derecho a estar informado,… se “esconden” las ansias de poder, el ego, el dinero,… y otros tantos sentimientos viles del ser humano. ¿Cúantas veces miras las estadísticas de Twitter o del blog? ¿las empresas basan sus campañas en el ROI? En efecto, me estoy olvidando a proposito de los románticos de la comunicación: aedos, cuentacuentas, escritores y bloggers.
 
El denominador común de todas las herramientas radica en la cantidad de receptores a los que puede llegar el mensaje. Obviamente, a partir de ese momento, lo que cuenta es la calidad del mensaje, del contenido, y la reputación del emisor, que no siempre es el emisor. Repito los esquemas de comunicación no han variado; si el emisor posee una imagen fuerte, sus mensajes serán difundidos con mayor virulencia que si el emisor carece de una reputación o imagen de marca consolidada. ¿Primero el huevo o la gallina? La reputación se consigue a través de la confianza, del valor añadido, de la calidad,…; una vez conseguida, hay que mantenerla con el mismo esquema, puesto que con las actuales herramientas lo que has conseguido en meses, lo puedes perder en horas. Algo que David Torrejón define muy bien en Diálogo Asimétrico en marketingnews.es (http://www.marketingnews.es/varios/opinion/1055807028705/dialogo-asimetrico.1.html)
 
Se que es una visión muy simplista de la comunicación y sus herramientas; sólo pretendo una reflexión pormenorizada de dónde estamos y por qué en las Redes Sociales; quiero que pienses como afrontas la comunicación con tu público objetivo (seas empresa o particular), puesto que de esa reflexión obtendras un mensaje honesto y franco

¿Está tu smartphone volviéndote idiota? Lo asocial de las Redes Sociales

 Ayer compré la revista FHM (también leo papel) y, entre sus artículos, descubrí este sugerente titular y encabezamiento “¿Está tu smartphone volviéndote idiota? A todos nos gustan los móviles fardones, pero los críticos sostienen que el enganche a estos gadgets está matando las relaciones y convirtiendo a los tíos en zombis sociales”  Tras el carácter jocoso de esta publicación, se esconde una realidad incongruente en su enunciado: ¿nos están volviendo asociales las redes sociales?, pero que esconde un hecho en nuestra sociedad.

En primer lugar, vamos a dibujar el escenario con cuatro datos descriptivos*:

  • Uno de cada cuatro usuarios de smartphones es adicto al móvil (estudio de la Universidad de Stanford)
  • Los últimos estudios e investigaciones sosotienen que el abuso de las nuevas tecnologías afecta aproximadamente al 3% de la población española, una cifra similar a la de personas afectadas por otro tipo de dependencias.
  • El 75% de los españoles duerme con el móvil al lado de la cama.
  • El 75% de usuarios de smartphones se suelen olvidar la cartera antes que el móvil.

Y una cita*:

  • Quien abusa, abusa de casi todo, el prevenir la adicción a las nuevas tecnologías y la de las drogas tiene puntos en común, hay que tener espíritu crítico, normas y límites” Fernando Pérez del Río, doctor en psicología, autor del libro Nuevas adicciones ¿Adicciones nuevas? 

* FHM

 No soy sociologo, ni psicologo, pero basta con observar las actitudes de las personas que nos rodean, incluso las nuestras propias, para afirmar que las Redes Sociales nos conectan con más gente a la vez que nos separan entre nosotros. En un restaurante cualquiera, se puede ver a una familia mientras “disfruta” de la comida de la siguiente manera: el niño juega con la PSP, el padre toquitea su smartphone para contar a sus amigos de la Red el vino que está bebiendo y, la madre con otro dispositivo intenta comprar una bonita blusa. Apenas se dirigen la palabra, si no es por Twitter. Raro es que tomando una cerveza con los amigos, alguien no se levante para hablar con el móvil o esté jugando con él para enseñarnos la último de You Tube o la última aplicación de Android para gestionar una dieta equilibrada. Por no hablar de: “levantandome de la cama, ufff”, para dos minutos después aportar “café y a currar, me espera un día duro”, luego te das cuenta que su día ha sido terrible “tomando café en …” (tres veces), “comiendo en …” (una vez o eso dice), “cervecita merecida en …” (da igual cuantas); menos mal que nos preocupa la privacidad. 

 (… espera cariño que estoy escribiendo en el blog…)

 Efectivamente, las Redes Sociales han democratizado la información, acercado amigos del colegio o de la carrera, encontrado viejas conquistas veraniegas,… pero también, nos impiden comunicarnos con el que tenemos cara a cara. En una reunión social, nos obliga a tener nuestros sentidos repartidos entre lo real y lo virtual. La incapacidad para desconectar de esta tecnología, quizás sea por la novedad, limita nuestras conversaciones (algunos hablan en 140 caracteres) cara a cara.

(… que si, que ya acabo…)

 ¿Te sientes identificado? ¿qué opinas?

 (… un segundo, por favor…)

La Revolución de los Contenidos, el fin del corta y pega

Expertos en SEO advierten que el nuevo algoritmo de Google puede diferenciar entre contenidos y los contenidos de calidad. El pasado 24 de Febrero Google anunció en su blog oficial un cambio en su algoritmo, para reducir los sitios que aportan poco valor añadido, copian contenidos de otros sitios; por contra, se prima con este cambio a las páginas que aporten calidad y originalidad. A partir de ese momento, los expertos, empresas y demás fauna que circula por las Redes han empezado a plantearse de una manera más seria lo que “cuelgan” o aportan a la red.

 Tan solo ha pasado un mes y esta tendencia se empieza a traducir hasta en los portales de empleo; además, los diferentes “errores” que empresas y famosos nos han regalado en las últimas fechas, sitúan a los contenidos en la cúspide de la pirámide. Si bien las herramientas (aplicaciones, dispositivos, etc) han tenido una progresión vertiginosa, la creación de contenidos se había convertido en un absurdo corta y pega. Nos gustaría conocer cuántos contenidos originales se publican en Twitter cada día, cuál es la media de retweets de éstos, cuánta gente se apropia de esos contenidos y los hace propios en sus escaparates sociales. Siempre habrá gurús, personas que establezcan líneas de pensamiento y opinión, como ha pasado desde que el hombre se comunica; pero el plagio siempre ha estado  mal considerado.

Obviamente, a la hora de generar contenidos, hacemos  desde nuestro conocimiento. Conocimiento que adquirimos a través de la experiencia, cualquiera que sea esta; experiencia impregnada por tantas fuentes como a las que recurramos y que al final, crean un perfil orientado por el propio individuo. Hoy, leyendo con P de persona (http://unaibenito.blogspot.com/2011/03/gestion-del-conocimiento.html), me he encontrado con este texto tan enriquecedor: “El conocimiento no se gestiona, el conocimiento está en las personas y a éstas no se les gestiona como a los recursos…” 

Ciertos es que la información fluye constantemente en los Social Media, pero debemos ser honrados con nosotros mismos, con nuestra empresa y, sobre todo, con nuestros usuarios. No somos peores si decimos quien es nuestra fuente, que el post es de otro,.. al contrario, esa transparencia hará que nuestros fans confien más en nosotros puesto que les aportamos información, conocimiento de lo que les interesa. El Comunity Manager, el  gestor de contenidos debe conocer para quien escribe o rebota un post puesto que de esa manera fidelizará en un solo sitio a esa persona. De acuerdo, el factor tiempo puede ser determinante; aunque realmente suena a excusa. La necesidad de aportar contenidos frente a la cantidad de tiempo que tenemos para realizarlo nos situa en un escenario muy bien descrito en dosydossoncuatro (http://dosydosnosoncuatro.com/blog/2011/03/21/web-2-0-y-el-sindrome-del-tren-que-se-escapa%e2%80%8f/), donde afirma que “el síndrome del tren que se escapa, y que además es el último tren, por lo que tenemos la necesidad imperiosa de estar siempre en la estación y muy atentos para no perderlo” En este caso, habla de la necesidad de estar informados, pero el ejemplo vale igualmente para la generación de contenidos.

Open data, una oportunidad de negocio al alcance de la mano

Hace unas semana asistí a una charla de Angel Maldonado sobre los Social Y Open Data; es decir, Datos abiertos que persigue que determinados datos estén disponibles de forma libre a todo el mundo, sin restricciones de patentes, copys u otros mecanismos de control. Los datos abiertos están centrados en material no-documental como información geográfica, meteorológica, legal, social de transporte, etc. Fuentes de datos que históricamente han estado en control de organizaciones públicas; y cuyo acceso ha estado restringido. Los partidarios de los datos abiertos argumentan que estas limitaciones van en contra del bien común y que estos datos tienen que ser puestos en disposición del público sin limitaciones de acceso, dado que es información que pertenece a la sociedad, como el genoma, o son datos que han sido creados por administraciones públicas (y por tanto, con los impuestos de todos), como la información geográfica o meteorológico. Para que un dato sea abierto, tiene que ser accesible y reutilizable, sin exigir permisos específicos, aunque los tipos de reutilización pueden estar controlados mediante una licencia.

Una descripción representativa de la necesidad de datos abiertos: Numerosos científicos han subrayado la ironía de que precisamente en el momento histórico en el que tenemos tecnologías para permitir la disponibilidad y el proceso distribuido de datos científicos a nivel mundial, aumentando la colaboración e incrementando el ritmo y la profundidad del descubrimiento… estamos ocupados confinando esos datos y vetando el uso de las pertinentes nuevas tecnologías sobre el conocimiento

Estos datos necesitan de un valor añadido, hace falta cruzar los datos para sacarles un rendimiento empresarial. Un claro ejemplo de ello, es el uso de la información del precio público de la gasolina en los diferentes surtidores puesto a tu disposición en http://www.elpreciodelagasolina.com/, un producto con el que Iteisa ha conseguido pingües beneficios. Pero, ¿cómo consigo esos acceder a esos datos? Algunas Comunidades Autónomas tienen portales con ese contenido. Para hacernos una idea, hoy se publica que el portal “Open Data Euskadi”, que permite a los ciudadanos el acceso a datos públicos de la administración autonómica vasca no sujetos a restricciones de privacidad, seguridad o propiedad, ha sido utilizado por 25.000 usuarios desde que se puso en funcionamiento el 7 de abril del pasado año. El ejecutivo vasco ha sido el primero en desarrollar esta acción. Asimismo, destaca la reciente presentación del portal Open Data de Navarra, dirigida a fomentar la reutilización de los datos disponibles en la Administración para el desarrollo de proyectos y aplicaciones en el sector privado. El portal se estrenó a comienzos de marzo con un listado de 42 conjuntos de datos, una “materia prima muy rica” y aprovechable para distintas iniciativas ciudadanas y empresariales. Ahora, sólo necesitamos pararnos, estudiar como podemos utilizar esos datos en nuestro beneficio y sacarles provecho. No es fácil, pero de manera gratuita tenemos acceso a datos vitales para una empresa. La pregunta es ¿cúando el resto de Comunidades Autónomas españolas van a subirse al carro? ¿son los Open Data una oportunidad para generar empleo?

Análisis del e-mail marketing, su efectividad en entredicho

Las campañas de e-mail marketing necesitan un cambio urgente. Un usuario recibe una media de 28 mails diarios, de éstos un 64% los lee en el trabajo. Sin hacer ningún estudio concienzudo, podemos asegurar que los primeros mensajes que abre son los de sus contactos (familia, amigos, etc); dependiendo del tiempo que este primer grupo le lleva, pasa a un segundo grupo. En éste, nos encontramos con algunos problemas como: el desconocimiento del remitente, la percepción de al marca en el usuario, el mensaje no es llamativo o induce a pensar que es publicidad no deseada, la barrera del spam generada por el propio usuario en su bandeja de entrada. Además, el usuario en muchas ocasiones bloquea los mensajes desconocidos y si valoramos las posibilidades de apertura de un mail desconocido entre los 28 recibidos, el resultado es muy bajo.

 ¿Cómo podemos cambiar esta tendencia? Hemos realizado un pequeño ejercicio en la Red y este es el resumen de los distintos pasos que se deben realizar, simplemente recordar que son pasos genéricos y en cada uno de vosotros queda la posterior adaptación a vuestra realidad.

Una vez definidos los objetivos de la campaña (nuevos clientes, aumentar ventas, fidelización,…) y el público objetivo al que se dirige, debemos buscar un slogan llamativo que cautive al usuario o al menos que le lleve a abrir el correo. Eso sí, mucho cuidado con los reclamos, palabras como gratis, ganador, premio,etc son negativos en la percepción del receptor, inducen a publicidad pura y dura. Una vez saltado el asunto, recurrimos a la mujer del César (además de serlo, tiene que parecerlo), el mensaje debe ser atractivo en si mismo pero atendiendo a varios condicionantes: se debe cargar rápido, equilibrio entre texto e imagen, mensaje, interesante, directo y breve, una presentación llamativa captará la atención; debemos recordar que disponemos de poco tiempo para “cazar” al usuario.

Además de estas breves pautas, incluyo dos enlaces interesantes para mejorar nuestros e mails:

http://www.puromarketing.com/11/9152/tips-para-realizar-optimo-dise-nuestros-newsletters-acciones.html

http://www.materiablogger.com/como-conquistar-a-tus-suscriptores-por-correo-electronico/